Neira Vilas

Nació en Gres (Vila de Cruces, Pontevedra) en 1928. Como hijo de familia campesina humilde trabaja en el campo desde niño, realiza estudios de Comercio y en 1949 emigra a Argentina, en cuya capital, Buenos Aires, recorre los trabajos más dispares y paulatinamente entra en contacto con la cultura gallega y sus intelectuales exiliados, lo que le hará tomar conciencia de la realidad de Galicia.

En la obra narrativa de Neira Vilas, es preciso distribuir sus textos en dos conjuntos, según se localicen en Galicia o en la emigración americana. Dentro del primero conviene distinguir las obras de protagonismo infantil y adulto. Aquél lo constituyen Memorias dun neno labrego, Cartas a Lelo y Aqueles anos do Moncho.

La narrativa del campo gallego de protagonismo adulto se inicia con dos libros de cuentos publicados con varios años de diferencia: Xente no rodicio (1965) y A muller de ferro (1969). La tercera obra de este grupo es Querido Tomás (1980). Al metagénero de la narrativa de la emigración Neira Vilas aporta tres obras: Camiño bretemoso (1967), Historias de emigrantes (1968) y Remuíño de sombras (1973).

Dos obras tienen un carácter especial, Lar (1973) y Nai (1980). Ambas están cosntruidas por pequeñas unidades sin valor narrativo, en las que Neira despliega toda su gran capacidad expresiva, logrando una prosa de alto valor poético. Otra cara de la actividad literaria del novelista gallego la constituyen sus libros para niños: O espantallo amigo (1971), O cabaliño de buxo (1971) y A marela Taravela (1974).

Con Galegos no golfo de México (1980) Neira Vilas realiza una aportación de gran interés a la historia de la emigración. Su poesía se mueve dentro de lo que se conoce como poesía social o de testimonio, en este caso comprometida con el destino de Galicia.